Cincelado y Patinado

Una vez el bronce ha secado se rompen los moldes cerámicos sacando cada una de las piezas de bronce que constituyen la escultura.  Posteriormente es necesario retirar los bebederos y los vaciaderos, así como corregir las pequeñas imperfecciones que tengan las piezas. Finalmente se sueldan todas las piezas y se pule (cincelado)

El último paso es el patinado que le da la apariencia final a la escultura. A base de sales y ácidos y aplicando calor se aceleran los procesos que de forma natural se producen en el envejecimiento de una pieza de bronce sometida a la intemperie de tal manera que desde el primer momento pierda el brillo originario del bronce pulido.


Fundación Alvear
Todos los derechos reservados 2022
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis! Esta página web está creada con Webnode. ¡Crea tu propia web gratis hoy mismo! Empieza ahora